sábado, 30 de agosto de 2008

Todo aventura tiene un principio

El otro día mientras estaba con la familia de mi amada, nos pusimos hablar un poco de la vida, y la forma de ver las cosas, creo que aquel Ricardo de hace muchos atras, ha cambiado mucho, puedo decir que aprender a cambiar ha sido un largo camino y algo díficil, y aún no termina.

Cuando comencé a contar algunas cosas de mi vida en el pasado, me dijeron porque no escribes un libro, y como que lo pensé. Pero después me di cuenta que este blog es como un libro que escribo. Algún día podría tomar todos estos post y sus comentarios, publicarlo y salir a venderlo en los cruces de la calle, así elimino al pirata intermediario.

Lo cierto es que toda aventura tiene un principio, tuve la suerte de un día ver el mundo de una forma distinta y me propuse corregir muchas cosas, por alguna iluminación divina, me di cuenta que tenía que cambiar y para ello era necesario aprender a cambiar, creo que esto ya lo dije.
Pero así fue el principio muchas preguntas, muchas dudas, algo de determinación y ya.

Algo que me di cuenta fue lo genial que fueron mis padres, dejandome ser, sin mayor intervención que dando las pautas necesarias, me acuerdo que aprendí a manejar bicicleta solo, frente a la casa de mis padres, con la terquedad de aquel que lo tiene que lograr, lo que nunca me di cuenta era que mi madre me miraba de la ventana, (gracias Gordita por no bajar), quizás me sentí algo solo pero el resultado fué que logré mi primera victoria, y es cuando te preguntan quién te enseñó a manejar bicicleta?, poder decir ....yo solo. Así muchas cosas más.

(por cierto, Gordita es la forma cariñosa que llamo a mi Madre, una extraordinaria persona y maravillosa mamá).

Todo logro o victoria siempre será enorme dependiendo desde donde se vea y por quien lo vea, algún día cuando el tiempo haya pasado y se haya comido a la juventud, tendré tanto por contar pero como la memoria también se ira, les dire mira mi blog, aquel que empezo gracias al amor de vida, que me dio tantos recuerdos, amigos que conozco y visito, que ví el día que me case con el ser mas bello del mundo, cuando vea la segunda mansión o el tercer edificio del imperio que vamos a tener, diré:"y pensar que todo empezo aprendiendo a manejar bicicleta un día solo en medio de la calle".

5 comentarios:

Alexis dijo...

Bien dicen que para todo...

HAY UNA PRIMERA VEZ

XD

Lu dijo...

y si escribes un libro que se llame: "El libro del Blog"?
Uy no, eso ya existe, jejeje.

Te leo, siempre. Bueno pero más te veo que te leo.

Un abrazo,

Lu

Jassy dijo...

Yo tambien aprendi a manejar bici sola, terca, con las rodillas raspadas pero al fin lo logré y yo solita!
Igual compramos una isla cerca de la otra para irnos a visitar, no? Lo de la mansión si no me hace mucho tilin, prefiero una casita linda en la playa otra en la sierra y quien sabe alguna mas en un pais exotico
Beso!!

Fiore dijo...

Todo lo que has aprendido y realizado por tus propias manos han sido dictados por tu inmenso corazón es por eso que cada paso que das y has dado tiene siempre un sabor diferente y mejor

te amo
bsos

Cys dijo...

A mí me enseñó mi papá y me encanta que así haya sido porque es un lindo recuerdo.